Tags:

El Smart Car ha llegado al mercado y parece buscar su hueco, lo que puede suponer un nuevo avance del Internet de las Cosas. Muchas personas lo esperan, ya que las medidas de seguridad que ofrece son muchas, por ejemplo: evitar que el conductor conduzca su coche cuando ha bebido; adecuar la velocidad a las condiciones de la carretera, en función del tráfico; descubrir rutas alternativas para llegar a un destino, sin tener que tocar ningún botón… Pero dos expertos en TIC han logrado demostrar que el coche inteligente no es tan seguro como aparenta: cualquiera podría entrar en su sistema operativo y modificar sus funciones. ¿Es tan peligroso?

Como en muchos de los nuevos productos de las nuevas tecnologías, el problema de los coches inteligentes, seguramente, estará en su ordenador de a bordo, es decir, en lo que lo convierte en «inteligente». Solo Tesla está poniendo las medidas adecuadas para evitar que un hacker pueda entrar en estos sistemas (solo se podría tomar el control de uno de esos coches entrando en los sistemas de Tesla). Y, mientras esta compañía ha logrado eliminar la barrera que diferenciaba el ocio de los mandos del coche (con protección total); las demás intentan emularla y están conectando todas las partes, lo que facilita a los hackers adentrarse en todo el sistema, no solo en el aire acondicionado o la programación de la radio.

Lo que quizá sería más recomendable, de momento, es evitar los coches inteligentes con todas las funciones controladas por ordenador. Los coches que tienen dirección y frenado por alambre son más fáciles de hackear que aquellos que cuentan con sistemas drive-by-wire. También el botón de arranque podría llegar a convertirse en un problema, puesto que, si el coche es controlado desde fuera, es preferible poder pararlo de manera manual. Siendo una tecnología en desarrollo, todavía no sabemos con exactitud las capacidades, o las controversias que ellas podrían traer.

Estas y muchas más son consideraciones que habría que tener en cuenta. Sin duda, está en el aire si se hará pronto frente a las posibles incursiones de los hackers en los entornos de los coches inteligentes y todavía es una incógnita conocer el nivel de seguridad que tienen estos vehículos.

Foto | Fiat Chrysler Automobiles

Deja tu comentario sobre "El coche inteligente: ¿podría ser hackeado?"

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionadas con lo que se comenta en esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.


Presto mi consentimiento para que, de acuerdo a la normativa europea de protección de datos, T-Systems ITC Iberia S.A.U trate mis datos personales con la finalidad de identificar al autor del comentario previo. Estos datos se pueden ceder a las empresas del grupo Deutsche Telekom AG. Está prevista la realización de transferencias a Francia. Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión, limitación, oposición y portabilidad de datos solicitándolo por escrito a: T-Systems ITC Iberia SAU, Calle Sancho de Ávila, 110. 08018 Barcelona, o a través de correo electrónico a FMB.TS-IB-PROTEC-DATOS-PERSONALES@t-systems.com, adjuntando en todo caso un documento acreditativo de su identidad. A su vez, puede dirigir cualquier consulta al Delegado de Protección de Datos a la dirección indicada anteriormente.