Tags:

Inaugurando la nueva serie de artículos de T-Systems sobre el Internet de las cosas, Anette Bronder, miembro del Consejo de Administración, nos ofrece su perspectiva sobre el presente y el futuro de los objetos conectados, desde ciudades inteligentes a fábricas inteligentes o sistemas CRM (para la gestión de las relaciones con los clientes) inteligentes.

Del Internet de las cosas (IoT) a la Industria 4.0 o el Internet de todo (IoE)

Con cada uno de estos términos cobramos más conciencia de un proceso de cambio radical: la digitalización de nuestra vida cotidiana. A diferencia de los hitos que definieron la Revolución Industrial, al IOT no puede atribuírsele una fecha de inicio concreta. En cambio, está insuflando inteligencia a los objetos cotidianos con paso firme. Está invadiendo todos los sectores, transformando tanto los procesos de producción como nuestra vida cotidiana, y cambiando las expectativas de los clientes y las relaciones con ellos.

Cuando hablamos del Internet de las cosas, no nos referimos únicamente al hecho de conectar un objeto a Internet, sino que implica también el establecimiento de una comunicación entre los propios dispositivos y máquinas. En esa comunicación, el idioma que se utiliza son los datos y el canal son las redes. La nube, es a la vez donde están alojados los datos y también su lugar de destino. Aporta inteligencia al proceso mediante el uso de software para el análisis de datos. Los smartphones y los complementos inteligentes (es decir, los denominados wearables).

Las máquinas ya no solo producen meros objetos. También generan una gran cantidad de datos y se organizan entre ellas. Un guardabarros sin procesar informa de inmediato a la máquina de pintura, que comprueba si puede hacerse cargo de todas las piezas previstas o tiene que redirigirlas a otras máquinas. Las dudas sobre los intervalos de mantenimiento pronto serán también cosa del pasado: las máquinas enviarán notificaciones cuando sea necesario realizar alguna labor de mantenimiento o haya que sustituir algún componente.

Las ciudades del futuro: inteligentes en todos los sentidos

El IOT está transformando el funcionamiento de ciudades, haciéndolas más eficientes. Clic para tuitear La clave para ello es la TI. En Dubrovnik, por ejemplo, Deutsche Telekom ha creado recientemente una «calle inteligente», en la que una solución para la gestión del tráfico monitoriza e informa de las infracciones cometidas por los conductores en tiempo real. También, gracias a un sistema de aparcamiento inteligente que identifica a los vehículos automáticamente, tanto la población residente como los turistas pueden abonar las tasas de estacionamiento de forma remota. Asimismo, una aplicación para smartphones facilita información sobre las plazas de aparcamiento que están libres y las farolas ofrecen conexión WiFi de gran velocidad.

¿Qué hace especial a una ciudad inteligente? El Internet de las cosas no tiene lugar en islas de información (al menos, ya no), creadas a medida para un sector específico, sino que está conectado y es global. Todos los objetos hablan el mismo idioma o, al menos, ese es el objetivo. Para lograrlo, necesitamos adoptar estándares comunes, lograr que los distintos sectores colaboren entre sí y contar con el apoyo de las empresas de TI.

Los clientes son los que impulsan el desarrollo

El Internet de las cosas hace que nuestra vida sea mucho más segura y cómoda y, por otro lado, permite a las empresas ser mucho más eficientes y orientarse más hacia los servicios. Solo el mantenimiento predictivo puede conllevar un ahorro de costes de hasta un 30%. Pero, ¿qué solución y qué estrategia son las más adecuadas? Esta es la pregunta que se están haciendo actualmente muchos responsables de departamentos de informática. Al fin y al cabo, hay miles de proveedores de soluciones de IoT en el mercado, pero limitarse a colocar sensores en las cosas no garantiza el éxito. Y, por otro lado, ningún proveedor puede resolver por sí solo todos los problemas relacionados con el Internet de las cosas. No hay nada que pueda considerarse «la solución». Hoy en día, lo que importa es establecer colaboraciones estrechas a nivel empresarial: poner en común conocimientos técnicos que se complementen entre sí y aunar esfuerzos para crear la mejor solución posible para los clientes.

Que el Internet de las cosas se basa en el cliente es un hecho. Ahora, los clientes son parte del proceso productivo y logístico.

¿Qué es lo que queremos como clientes? Todos buscamoss un servicio de atención al cliente individualizado y rápido. Y también quiero personalizar mis deportivas nuevas con mi propio diseño en vez del que viene de fábrica. Y, ¿quién sabe? Dentro de unos años, puede que imprimamos nuestros muebles o zapatos nosotros mismos en impresoras 3D y que utilicemos simulaciones de realidad virtual para tratar nuestras fobias.

El software es el arma secreta

El software piensa por nosotros, hace el trabajo por nosotros y nos abre un mundo lleno de posibilidades de interacción. Pero, debemos tener el valor de probar nuestros productos digitales y confiar en ellos. Para poder entender plenamente el potencial de estas nuevas tecnologías, tenemos que ser más intrépidos: el que no arriesga, no gana (y además pierde la oportunidad de convertirse en un pionero). Otros países, como Estados Unidos, tienen una actitud más abierta a la innovación, pero, por supuesto, su mercado no está tan estrictamente regulado como el nuestro.

¿Acabará todo por volverse inteligente?

Podemos encontrar ejemplos del uso de tecnología inteligente prácticamente en todos sitios. El ejemplo más evidente de esto probablemente sea el coche, que ha pasado de ser un mero medio de transporte a convertirse en una oficina móvil. Nos ofrece soluciones de infoentretenimiento, búsqueda automática de aparcamiento y conexión a nuestro smartphone. El coche conectado es un modelo de éxito porque da solución a problemas que son fundamentales para el cliente. Hace que la conducción sea más segura y más cómoda.

¿Cómo Uber y AirBnB revolucionaron la industria hotelera y del taxi?

Estas empresas solucionaron un problema crucial para el cliente: tener que pagar gastos de viaje muy elevados. Por tanto, Las estrategias de IoT que tienen éxito son las que tienen en cuenta al consumidor Clic para tuitear

Las empresas tienen que aprender a dejar a un lado la introspección y empezar a observar más a sus clientes. Y, para ello, la tecnología moderna y la nube también pueden ser de ayuda. La clave es la gestión de las relaciones con los clientes (CRM).

Deja tu comentario sobre "El Internet de las Cosas: la revolución inteligente"

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionadas con lo que se comenta en esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.


Presto mi consentimiento para que, de acuerdo a la normativa europea de protección de datos, T-Systems ITC Iberia S.A.U trate mis datos personales con la finalidad de identificar al autor del comentario previo. Estos datos se pueden ceder a las empresas del grupo Deutsche Telekom AG. Está prevista la realización de transferencias a Francia. Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión, limitación, oposición y portabilidad de datos solicitándolo por escrito a: T-Systems ITC Iberia SAU, Calle Sancho de Ávila, 110. 08018 Barcelona, o a través de correo electrónico a FMB.TS-IB-PROTEC-DATOS-PERSONALES@t-systems.com, adjuntando en todo caso un documento acreditativo de su identidad. A su vez, puede dirigir cualquier consulta al Delegado de Protección de Datos a la dirección indicada anteriormente.