Tags:

Una de las principales tendencias que marcarán las TIC durante los próximos lustros es el Cloud Computing, cuyos beneficios para las empresas (en especial, para las pymes) son indiscutibles. Su potencial de escalabilidad hace posible aumentar en tiempo récord el almacenamiento o número de procesadores, de manera que el cliente de soluciones cloud puede prescindir de la configuración de hardware adicional.

El Cloud Computing admite hasta cuatro niveles de servicio:

    IaaS: mediante el que se contrata capacidad de proceso y almacenamiento, con aprovechamiento de aplicaciones propias que no deseen instalarse y pago en función del uso.
    PaaS: escalón inmediatamente superior que proporciona un servidor de aplicaciones y una base de datos, aunque con ciertas restricciones de desarrollo.
    SaaS: aplicación por cuyo alquiler de software el usuario paga una cantidad y queda exento de adquirirlo, instalarlo y configurarlo.
    Gestión de procesos de negocio como servicio (BpaaS): modelo superior en el que las aplicaciones ofrecidas son del tipo workflows.

 
Y, entre los posibles modelos de implementación, cabe señalar:

    1. Nube pública: modelo más común en el que el proveedor habilita el servicio con total ubicuidad en alguno de los niveles citados. Exige una política de seguridad y protección de datos muy meticulosa, pues los usuarios ignoran los trabajos de otros clientes presentes en el mismo servidor o red. Su ventaja determinante es aportar capacidad de procesamiento y almacenamiento sin instalación de máquinas.
    2. Nube privada: orientada a grandes corporaciones, puede desplegarse dentro de infraestructuras privadas o externas con login privado. Su principal ventaja es la localización de los datos y la seguridad sobre ellos, si bien algo mermada en escalabilidad o ubicuidad.
    3. Nube compartida: permite que distintas organizaciones, con necesidades comunes, simultaneen un mismo servicio, lo que aporta frescura a esa interoperabilidad.
    4. Nube híbrida: interconecta dos o más tipologías, permite mantener el control de las principales aplicaciones y aprovecha el cloud computing donde sea necesario.

Deja tu comentario sobre "Los diferentes tipos de cloud computing"

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionadas con lo que se comenta en esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.


Presto mi consentimiento para que, de acuerdo a la normativa europea de protección de datos, T-Systems ITC Iberia S.A.U trate mis datos personales con la finalidad de identificar al autor del comentario previo. Estos datos se pueden ceder a las empresas del grupo Deutsche Telekom AG. Está prevista la realización de transferencias a Francia. Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión, limitación, oposición y portabilidad de datos solicitándolo por escrito a: T-Systems ITC Iberia SAU, Calle Sancho de Ávila, 110. 08018 Barcelona, o a través de correo electrónico a FMB.TS-IB-PROTEC-DATOS-PERSONALES@t-systems.com, adjuntando en todo caso un documento acreditativo de su identidad. A su vez, puede dirigir cualquier consulta al Delegado de Protección de Datos a la dirección indicada anteriormente.