Hoy en día, prácticamente todo está conectado a Internet: en el trabajo, en el coche, en casa, etc. Las smart cities comienzan a ser un realidad gracias a la red que se ha creado con los dispositivos IoT. Todos estos cambios son algo positivo para la sociedad pero entablan a su vez un enorme riesgo que las personas no deben olvidar: la ciberseguridad.

El riesgo de las smart cities

Los peligros pasan de ser algo personal a adquirir una dimensión mayor cuando se habla de las smart cities o ciudades inteligentes. Según crecen este tipo de proyectos el riesgo potencial de sufrir un ataque se multiplica.

Las ciudades inteligentes están expuestas a multitud de amenazas: el hackeo de sensores que causaría problemas con las señales de regulación del tráfico; cámaras de vigilancia y todo tipo de pantallas señalizadoras; colapsos en la red inteligente (Smart Grid) que podrían dejar a la ciudad sin red eléctrica o sin agua potable; fallas en la privacidad, pudiendo así obtener cualquier dato de los habitantes (como números de cuentas bancarias) o causar fraudes a una gran escala, etc.

Algunos ejemplos de ataques reales perpetrados son:

  • El virus Conficker fue detectado en 2008 y para abril de 2009 ya habría contagiado a más de 12 millones de computadoras dañando los sistemas del Parlamento de Reino Unido y los buques de su armada.
  • En 2009, los trabajadores de una empresa eléctrica en Puerto Rico consiguieron realizar un fraude de más de 400 millones de dólares al entrar de forma ilegal en los dispositivos y modificar las lecturas que se dirigían a la compañía.
  • Anonymous organizó en 2010 una serie de ataques DDoS a organizaciones y compañías que se negaban a la actividad de Wikileaks, en particular, Visa, PayPal y MasterСard.
Con el crecimiento de las #smartcities, la #ciberdelincuencia deja de ser una amenaza personal Click Para Twittear

Las soluciones a las ciberamenazas en las smart cities

Se plantean algunas posibles medidas para blindarse ante las ciberamenazas en las ciudades inteligentes: sistemas de telegestión para el alumbrado público que monitoricen y controlen el consumo; arranque de asociaciones entre ciudades, proveedores y la comunidad de seguridad; sistemas de monitorización del consumo energético y otros parámetros ambientales en edificios y entornos industriales; creación de reglas y recursos que puedan ayudar a mejorar la seguridad, etc.

Pero la principal manera de protegerse de estos posibles riesgos es concienciar a los ciudadanos del peligro real que puede suponer vivir en estas ciudades, pues no hay una sensación de riesgo porque estos ataques todavía no son habituales.

Cuanto mayor sea el apoyo hacia esta causa, más proyectos y medidas se tomarán en las smart cities para evitar que sus infraestructuras y sistemas informáticos sean atacados.

Deja tu comentario sobre "Los riesgos de no invertir en ciberseguridad en las smart cities"

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionadas con lo que se comenta en esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.