Tags:

Ya está. La fecha de implantación del nuevo Reglamento General de Protección de Datos ha llegado y lo habrás notado por la cantidad enorme de correos electrónicos que has recibido al respecto durante los últimos días. Todos esos correos electrónicos son obligatorios, es decir, todas las empresas están obligadas a redactarlos y enviarlos para cumplir con la ley. Además, en la mayoría habrás recibido una petición de consentimiento explícito para seguir en sus bases de datos, algo que ya comentamos en un artículo anterior como uno de los pilares del nuevo reglamento.

Las empresas se han tenido que actualizar, y los ciudadanos tendrán, en apariencia, un mayor control sobre sus datos personales, sabrán qué cantidad de ellos están en las bases de datos de las empresas y otros beneficios. Sobre todo, lo que tendremos como ciudadanos es más derechos sobre nuestros datos y cómo se utilizan. Veamos los más importantes.

Los derechos que tienes gracias al RGPD

En primer lugar, tenemos derecho a conocer lo siguiente sobre nuestros datos y los mecanismos de gestión asociados:

  • Para qué se utilizan, quién los almacena, a quién puede ser cedidos y quiénes son los destinatarios.
  • Durante cuánto tiempo los van a poder mantener en sus registros. Hasta cuándo van a ser utilizados.
  • Si existen decisiones automatizadas y si con ellos se elaboran perfiles.

También debemos saber que tenemos derecho a presentar una reclamación ante la agencia de protección de datos.

Por otro lado, cualquiera podrá solicitar al responsable del tratamiento de datos lo siguiente:

  • Que se suspenda el tratamiento de datos, ya sea porque impugnamos la exactitud de los mismos o porque ejercitamos nuestro derecho de oposición al tratamiento de los datos.
  • También podemos solicitar la conservación de los datos cuando hay de por medio un tratamiento ilícito o se necesitan para poder presentar y defender reclamaciones.
  • Podemos solicitar la portabilidad de nuestros datos a terceros si, por ejemplo, existe un contrato.

Tenemos derecho a rectificar nuestros datos siempre que sean inexactos o estén incompletos.

Tenemos derecho a suprimir el tratamiento de los datos y estos mismos de los registros:

  • Si se utilizan de manera ilícita.
  • Porque ya no haya lugar para su tratamiento. Por ejemplo, si finaliza la finalidad que motivó ese uso de tus datos personales.
  • Si decidimos revocar el consentimiento, por el motivo que sea.
  • Si nos oponemos a que almacenen nuestros datos.

También nos podemos oponer al tratamiento de datos si la finalidad de uso de estos es el marketing directo, o por motivos personales dentro de cierta casuística.

Con todo, el impacto directo que tendrá la implantación del RGPD es claro: recibiremos menos correos electrónicos con publicidad, y correos de empresas que seguramente hoy no recordamos.

Existen dos tipos de correos electrónicos principales que se están enviando de forma masiva estos días: los que informan de los cambios y actualizaciones de las diferentes políticas de privacidad y tratamiento de datos, y los que solicitan una acción específica de la persona para consentir dicho tratamiento.

Puede parecer algo confuso, o quizás contradictorio, pero la realidad es más simple. Las empresas que en su momento solicitaron formalmente el uso de tus datos detallando bien los puntos cruciales no tienen por qué solicitar de nuevo ese consentimiento. Lo que estamos viendo es que hay empresas que, desde el principio, trataron los datos de manera que hoy son compatibles con el RGPD.

Esto no quiere decir que el resto de los correos electrónicos que recibimos provengan de empresas que han hecho mal las cosas: simplemente son casos en los que el tratamiento de datos, en el momento de recabarlos, no se adecuaba a lo que la futura (y presente hoy) regulación iba a imponer.

Deja tu comentario sobre "¿Cuáles son los derechos del ciudadano ahora que está en vigor el RGPD?"

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionadas con lo que se comenta en esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.


Presto mi consentimiento para que, de acuerdo a la normativa europea de protección de datos, T-Systems ITC Iberia S.A.U trate mis datos personales con la finalidad de identificar al autor del comentario previo. Estos datos se pueden ceder a las empresas del grupo Deutsche Telekom AG. Está prevista la realización de transferencias a Francia. Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión, limitación, oposición y portabilidad de datos solicitándolo por escrito a: T-Systems ITC Iberia SAU, Calle Sancho de Ávila, 110. 08018 Barcelona, o a través de correo electrónico a FMB.TS-IB-PROTEC-DATOS-PERSONALES@t-systems.com, adjuntando en todo caso un documento acreditativo de su identidad. A su vez, puede dirigir cualquier consulta al Delegado de Protección de Datos a la dirección indicada anteriormente.