Tags:

Si hay un elemento discreto por naturaleza, esa es una cámara de videovigilancia. Sin embargo, estos dispositivos han evolucionado mucho con el paso de los años y siempre lo han hecho de la mano de las tecnologías más emergentes. Desde el uso del primer equipo de circuito cerrado de TV (CCTV) documentado en 1942 (por el ejército alemán) hasta las más modernas cámaras de vigilancia se ha recorrido un largo camino de evoluciones.

Hoy disponemos de cámaras de videovigilancia pequeñas, incluso minúsculas, pero con una calidad de imagen excepcional que pueden grabar con nitidez en las peores condiciones de luz o con mal tiempo. Gracias a los avances en almacenamiento de datos, las grabaciones alcanzan cada vez más calidad (y ocupan más espacio), y disponemos de tecnología más que suficiente como para poder ver las imágenes captadas en tiempo real en nuestro smartphone.

Eso sí, la videovigilancia también tiene sus retos, sobre todo ligados a la protección de datos (algo que veremos más tarde) y a la ciberdelincuencia. Con todo, ¿qué tecnologías tenemos a disposición en este terreno, y qué podemos esperar del futuro próximo?

La tecnología de las lentes y el procesado en tiempo real hace posible disponer de cámaras con visión térmica, visión nocturna y visión telescópica avanzada para poder vigilar no solo con mayor precisión, sino también en condiciones antaño desfavorables como por la noche. En la misma línea, disponer de procesado de imagen en tiempo real implica que se pueden implementar soluciones como la de contar personas, reconocimiento facial, la identificación de placas de matrícula o algo tan aparentemente curioso como identificar si en una estancia faltan objetos o aparecen nuevos.

Contar personas y reconocerlas, además de la identificación de nuevos objetos en la escena tiene un impacto directo positivo en las tareas de seguridad en lugares públicos y en los escenarios de ataques terroristas, por ejemplo.

También podemos encontrar aplicaciones útiles al comercio como por ejemplo el conteo de personas. Gracias a estas funcionalidades se pueden combinar esos datos con otros de interés para el comerciante, que puede saber cuántas personas pasaron por su establecimiento, cruzar esos datos con el ticket medio de compra y otras variables que le permitirían dar un impulso a su negocio.

Y, ¿qué pasa con las nuevas leyes de protección de datos?

Sin duda, cumplir con las leyes de protección de datos es el mayor reto al que se enfrentan los sistemas de videovigilancia, tanto en ámbitos públicos, como en negocios o en las viviendas particulares. Hoy, no se puede grabar a nadie sin advertir primero, y de manera bien visible, que nos encontramos en una zona videovigilada.

En el ámbito laboral, además, el uso de cámaras de videovigilancia no se restringe a la seguridad, sino que la ley permite al empresario controlar ciertos aspectos, como por ejemplo si los empleados cumplen con su horario, controlar las ausencias injustificadas y otras situaciones. Siempre que, por supuesto los empleados sean convenientemente informados del uso de esas grabaciones.

Para no entrar en el terreno de la normativa de videovigilancia, ya que no forma parte del alcance de este artículo, hay que hablar sin duda de la ciberdelincuencia. Los sistemas de videovigilancia actuales, conectados a Internet, son un objetivo muy interesante para cualquier criminal y por eso son un constante objeto de ataques.

Cualquier sistema de videovigilancia debe cumplir con las directrices de seguridad que aplicarían a cualquier sistema conectado Clic para tuitear

Por tanto, para cualquier sistema de videovigilancia se presta seguir las directrices de seguridad que aplicarían a cualquier sistema conectado, como la restricción de puertos, la utilización de Redes Privadas Virtuales (VPN), la utilización de contraseñas realmente seguras y otras buenas prácticas como las que se resumen en este artículo.

Deja tu comentario sobre "Así han evolucionado los sistemas de videovigilancia junto con la tecnología"

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionadas con lo que se comenta en esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.


Presto mi consentimiento para que, de acuerdo a la normativa europea de protección de datos, T-Systems ITC Iberia S.A.U trate mis datos personales con la finalidad de identificar al autor del comentario previo. Estos datos se pueden ceder a las empresas del grupo Deutsche Telekom AG. Está prevista la realización de transferencias a Francia. Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión, limitación, oposición y portabilidad de datos solicitándolo por escrito a: T-Systems ITC Iberia SAU, Calle Sancho de Ávila, 110. 08018 Barcelona, o a través de correo electrónico a FMB.TS-IB-PROTEC-DATOS-PERSONALES@t-systems.com, adjuntando en todo caso un documento acreditativo de su identidad. A su vez, puede dirigir cualquier consulta al Delegado de Protección de Datos a la dirección indicada anteriormente.