Tags:

La depresión es una de las enfermedades mentales más frecuentes entre la población. Se calcula, según datos de la OMS, que afecta a más de 300 millones de personas en todo el mundo. Es la primera causa de muerte por discapacidad, afecta más a las mujeres que a los hombres, y en el peor de los casos puede llevar al suicidio. Aunque existen tratamientos eficaces contra la depresión, como el eletromagnetismo y la biomedicina, en muchas ocasiones es difícil de diagnosticar a tiempo.

De hecho, a pesar de la existencia de estos tratamientos, más de la mitad de los afectados en el mundo no los recibe. Si nos vamos a países sin recursos, esa cifra aumenta hasta el 90%. La falta de recursos y de personal sanitario capacitado son una de las principales razones de esta diagnosis inexacta, además de la estigmatización de estos trastornos mentales. Se da la situación de que haya personas con depresión que no son correctamente diagnosticadas, y personas que no la sufren que sí lo son, por tanto, es vital avanzar en las técnicas de diagnosis, en primer lugar.

En cuanto a los tratamientos, no nos vamos a meter en los que son con antidepresivos, ni a los tratamientos presenciales con profesionales cualificados, sino que vamos a comentar qué puede hacer la tecnología y la biomedicina para ayudar a tratar la depresión.

¿Qué puede hacer la #tecnología y la #biomedicina para ayudar a tratar la depresión? Clic para tuitear

Electromagnetismo y biomedicina para tratar la depresión severa

Cuando los medicamentos no surten efecto, la tecnología ayuda. Por ejemplo, mediante técnicas de estimulación cerebral como la terapia electroconvulsiva (TEC). La menos invasiva de estas técnicas se llama estimulación magnética transcraneal (EMT), en la cual un dispositivo que se sostiene sobre la cabeza del paciente crea un campo magnético, lo que induce una señal eléctrica débil en la corteza prefrontal, la región del cerebro que está conectado al estado de ánimo.

Es la técnica menos invasiva, pero también es una de las más imprecisas. Al generarse la electricidad desde fuera del cerebro, no es posible seleccionar exactamente el área en que aplicar la corriente, y eso significa que el tratamiento no es todo lo eficaz que debería. Idealmente, una antena minúscula implantada en el cerebro, en la zona exacta donde aplicar las corrientes, podría ser la solución perfecta. El único “pero” es que la física nos pone barreras para la miniaturización de las antenas.

Una antena se puede miniaturizar, y mucho, pero existe un límite a partir del cual deja de ser una antena eficiente para convertirse en ineficiente. Hwaider Lin es un estudiante de posgrado que ha diseñado una antena unas 100 veces más pequeña que la antena de un smartphone. Para conseguirlo, no ha podido utilizar una antena convencional, sino que ha desarrollado una ingeniosa solución. Antes de explicarla, hay que comentar que esta antena puede ser implantada en el cerebro y, de esta manera, dirigir las corrientes eléctricas generadas a neuronas específicas, y mejorar así el tratamiento de enfermedades como la depresión.

Lin ha creado una antena magnetoeléctrica nanomecánica de accionamiento acústico, lo que se traduce, en otras palabras, en una antena que genera ondas electromagnéticas a partir de ondas acústicas. No vamos a entrar en detalle de cómo es esto posible, pero sí diremos que, gracias a los materiales con los que se fabrica esta antena, es posible hacer la “conversión” de un tipo de onda al otro, y hacer viable una antena de este tipo. La aplicación inmediata es, lógicamente, basada en biomedicina y en el diseño de nuevos dispositivos para detectar lo que sucede en el cerebro, estimular diferentes áreas y comunicar la información más importante a los investigadores.

Deja tu comentario sobre "Electromagnetismo y biomedicina: así podría ser tratada la depresión"

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionadas con lo que se comenta en esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.


Presto mi consentimiento para que, de acuerdo a la normativa europea de protección de datos, T-Systems ITC Iberia S.A.U trate mis datos personales con la finalidad de identificar al autor del comentario previo. Estos datos se pueden ceder a las empresas del grupo Deutsche Telekom AG. Está prevista la realización de transferencias a Francia. Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión, limitación, oposición y portabilidad de datos solicitándolo por escrito a: T-Systems ITC Iberia SAU, Calle Sancho de Ávila, 110. 08018 Barcelona, o a través de correo electrónico a FMB.TS-IB-PROTEC-DATOS-PERSONALES@t-systems.com, adjuntando en todo caso un documento acreditativo de su identidad. A su vez, puede dirigir cualquier consulta al Delegado de Protección de Datos a la dirección indicada anteriormente.