Tags:

La organización Open Roboethics Initiative (Iniciativa Abierta de Ética Robótica) ha nacido con la intención de abrir el debate social acerca de las implicaciones éticas de la robótica. Pretende, por lo tanto, popularizar una suerte de roboética, es decir, una ética de los robots.

De hecho, desde esta asociación tratan de concienciar a la sociedad sobre la necesidad de plantearse disquisiciones morales y, consecuentemente, legales sobre la regulación de los robots. Consideran que este tema no es baladí y que se trata de la mayor cuestión moral de esta época. Esta aseveración parte de la certeza del uso de robots en actividades que cada vez resultan más cotidianas. Para instar a la sociedad al debate, presentan a menudo cuestiones morales que conllevan disparidad de opiniones entre los humanos (por ejemplo, la conducción de un tren que ha de elegir entre seguir en línea recta y atropellar a cinco personas o girar y matar únicamente a una). De esta forma, intentan visibilizar los aspectos morales a los que tendrían que enfrentarse los robots. En este sentido, se pone en entredicho la funcionalidad de estas tecnologías para la conducción de vehículos.

Asimismo, respecto a los robots encargados del cuidado de personas mayores, formulan el dilema relativo sobre qué órdenes debe seguir el robot (las de las autorizaciones de cuidado o las de la persona a su cargo). Las dudas aumentan cuando interactúan con enfermos por alcoholismo o dolencias cardiovasculares y asumen la gestión de comidas y bebidas.

Desde la organización no tienen una respuesta académica que solucione estos dilemas, pero sí tienen claro que resulta necesario que la discusión se extienda, por lo que llevan a cabo frecuentemente encuestas (por ejemplo, respecto al grado de interacción socialmente aceptable o cuestiones de privacidad).

El escritor de ciencia ficción Isaac Asimov ya fantaseó sobre las complejas relaciones que podrían darse entre seres humanos y robots en algunas de sus historias, como en la de la novela «Yo, Robot» (llevada al cine en 2004). Más recientemente, el celebérrimo científico y divulgador británico Stephen Hawking alertó sobre que la búsqueda de la tecnología inteligente podría convertirse en una amenza para nuestra propia existencia.

En definitiva, se trata de no esperar a los hechos consumados y tomar decisiones sobre robótica que afectan moralmente a los ciudadanos.

Foto | John Williams

Deja tu comentario sobre "La ética de la robótica: un planteamiento necesario"

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionadas con lo que se comenta en esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.


Presto mi consentimiento para que, de acuerdo a la normativa europea de protección de datos, T-Systems ITC Iberia S.A.U trate mis datos personales con la finalidad de identificar al autor del comentario previo. Estos datos se pueden ceder a las empresas del grupo Deutsche Telekom AG. Está prevista la realización de transferencias a Francia. Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión, limitación, oposición y portabilidad de datos solicitándolo por escrito a: T-Systems ITC Iberia SAU, Calle Sancho de Ávila, 110. 08018 Barcelona, o a través de correo electrónico a FMB.TS-IB-PROTEC-DATOS-PERSONALES@t-systems.com, adjuntando en todo caso un documento acreditativo de su identidad. A su vez, puede dirigir cualquier consulta al Delegado de Protección de Datos a la dirección indicada anteriormente.