Las posibles aplicaciones de los coches autónomos son tan variadas que, probablemente, no podríamos identificar las todas hoy. De hecho, con el paso del tiempo, y una vez que el coche autónomo sea una realidad, aparecerán nuevas aplicaciones que ahora mismo no se contemplan.

Es algo natural en relación con la tecnología. Cuando algo nuevo o disruptivo llega al mercado, se generan nuevos empleos y aplicaciones que nadie había previsto hasta entonces. Con los coches inteligentes y automatizados sucederá lo mismo, ya que el concepto en sí implica un cambio fundamental acerca de cómo entenderemos la movilidad. Muy posiblemente, el concepto de propiedad dejará de asociarse a los vehículos.

Estaremos ante vehículos que serán utilizados bajo demanda de los usuarios, una suerte de gran red de car sharing aderezada con la Inteligencia Artificial y nuevos usos que surgirán porque, básicamente, los coches ya no serán tan solo vehículos.

Se empieza a asumir que la misión de los coches y demás vehículos autónomos no se va a restringir al transporte de personas, sino que dichas funciones se aumentarán y complementarán con la oferta de servicios en tránsito. Este tipo de servicios pueden ir desde un simple cine rodante hasta la consulta del médico.

Este punto, el de convertir al coche en un consultorio médico, supondría una gran ventaja para los miles de personas que acuden a la consulta menos de lo deseable porque siempre hay algo que hacer: o bien trabajar, o cuidar de los niños, o cualquier otra actividad que no podamos interrumpir fácilmente. A veces, es tan simple como que la hora que se nos asigna para una cita no es conveniente.

Con el coche autónomo, el médico puede acudir a nuestro encuentro, y nosotros aprovecharíamos el tiempo de viaje hasta el trabajo, por ejemplo, para realizar nuestras consultas, completar un chequeo o recibir un diagnóstico.

Esa es la idea que intenta concretar Artefact, una empresa que ha diseñado Aim, el primer coche autónomo médico. Según Matthew Jordan, director creativo ejecutivo de Artefact:

El objetivo es crear un entorno o un sistema donde se puedan producir resultados de salud más positivos. Más compromiso con los pacientes, tecnología con los médicos y transparencia desde un punto de vista de valor económico.

La Inteligencia Artificial será clave para que dispositivos como Aim conlleven una mejora en la atención médica. Pero no se queda todo en el coche, puesto que la visión de la sanidad en el futuro, apoyada por el IoT y la Inteligencia Artificial, pronostica un cuidado continuado. Partiendo de los wearables que podamos llevar, pasando por dispositivos inteligentes en casa y llegando a la idea de un coche autónomo plagado de sensores para pesarnos, examinarnos, o comprobar en segundos todo nuestro historial médico.

Por supuesto, los médicos humanos no se eliminarán de la ecuación. Simplemente, estos doctores recibirán los casos menos rutinarios, más complejos o los que necesiten de habilidades intrínsecamente humanas para llegar a un diagnóstico. En el futuro próximo, la mayor parte de las consultas rutinarias serán llevadas a cabo por robots (entendiéndose como algoritmos de machine learning combinados con sensores de todo tipo), que derivarán a los médicos humanos en los casos en los que se requiera.

Deja tu comentario sobre "El coche autónomo podría ser el próximo consultorio médico."

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionadas con lo que se comenta en esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.


Presto mi consentimiento para que, de acuerdo a la normativa europea de protección de datos, T-Systems ITC Iberia S.A.U trate mis datos personales con la finalidad de identificar al autor del comentario previo. Estos datos se pueden ceder a las empresas del grupo Deutsche Telekom AG. Está prevista la realización de transferencias a Francia. Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión, limitación, oposición y portabilidad de datos solicitándolo por escrito a: T-Systems ITC Iberia SAU, Calle Sancho de Ávila, 110. 08018 Barcelona, o a través de correo electrónico a FMB.TS-IB-PROTEC-DATOS-PERSONALES@t-systems.com, adjuntando en todo caso un documento acreditativo de su identidad. A su vez, puede dirigir cualquier consulta al Delegado de Protección de Datos a la dirección indicada anteriormente.