Un equipo de ingenieros de Stanford, con la colaboración de unos colegas de Berkeley, ha construido lo que esencialmente es un microchip de capacidades básicas –del tamaño de una hormiga– capaz de recibir señales, procesarlas y reenviarlas. Entre sus aplicaciones se incluyen la conocida «internet de las cosas», edificios y ciudades inteligentes y otras aplicaciones de movilidad y conectividad.

Pero lo más interesante es que estos chips no necesitan batería, lo que los hace según sus creadores «casi eternos» en cuanto a duración en funcionamiento, dado que no necesitan recargarse. Tan solo dejan de funcionar cuando se estropean irremisiblemente. La idea brillante para que esto funcione consiste en que los chips se alimentan de la energía de las mismas señales que reciben: permanecen «dormidos» sin consumir nada de nada hasta que estas señales de radiofrecuencia aparecen en la zona en que se encuentran, momento en que toman prestada la energía necesaria para funcionar, que es de una magnitud apenas apreciable.

Además de esto, debido a su pequeño tamaño y simplicidad estos chips pueden fabricarse literalmente por unos pocos céntimos. Esto significa que en realidad se pueden fabricar por millones, y así dispersarlos por los lugares en que se necesitan de forma masiva. Se podría instalar uno de ellos en cada bombilla, cada enchufe o cada cable de un hogar; en las ciudades podrían estar integrados bajo cada plaza de aparcamiento, en cada farola o en cada semáforo. El plan de sus creadores es que haya un chip en cada metro cuadrado del hogar, incluso de las calles: literalmente billones de estos pequeños chips conectados unos con otros.

Chip / Foto: Stanford / Amin Arbabian

Entre las ideas que se han utilizado para poder crear estos chips –que tienen la capacidad de lo que podría ser un receptor Bluetooth actual– está una antena muy similar a la del Wi-Fi, pero diez veces más pequeña, a pesar de lo cual opera a 2,4 GHz. Esa antena y otra se reparten la tarea de captar la energía de las señales de radio, aprovechar una parte para alimentar los circuitos de la energía necesaria, leer los datos y emitir otras señales dependiendo del trabajo y cálculos que se estén realizando.

La idea de estos ingenieros la están compartiendo en una web llamada Ant-Sized IoT Radio (La Radio de la Internet de las cosas, del tamaño de una hormiga), con la idea de que otros expertos en equipos similares se unan en el desarrollo de nuevos proyectos usando la misma tecnología.

[Foto: Stanford / Amin Arbabian]

Deja tu comentario sobre "Un microchip del tamaño de una hormiga que ni siquiera necesita batería"

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionadas con lo que se comenta en esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.


Presto mi consentimiento para que, de acuerdo a la normativa europea de protección de datos, T-Systems ITC Iberia S.A.U trate mis datos personales con la finalidad de identificar al autor del comentario previo. Estos datos se pueden ceder a las empresas del grupo Deutsche Telekom AG. Está prevista la realización de transferencias a Francia. Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión, limitación, oposición y portabilidad de datos solicitándolo por escrito a: T-Systems ITC Iberia SAU, Calle Sancho de Ávila, 110. 08018 Barcelona, o a través de correo electrónico a FMB.TS-IB-PROTEC-DATOS-PERSONALES@t-systems.com, adjuntando en todo caso un documento acreditativo de su identidad. A su vez, puede dirigir cualquier consulta al Delegado de Protección de Datos a la dirección indicada anteriormente.