Tags:

Si te preocupa el futuro en el que los robots desplacen a los humanos del mundo laboral, será mejor que leas este artículo. Se habla mucho de la posibilidad de que una legión de robots de diferentes tipos termine con la necesidad de la mano de obra humana, pero, como tantas cosas, no deja de ser una visión distorsionada de la realidad.

Existen varias razones para pensar que no, que no nos quedaremos sin trabajo porque los robots puedan hacer nuestras tareas mejor. Es verdad que las máquinas pueden hacer ciertas tareas mejor que nosotros, como las tareas repetitivas —cosas que ya hacen máquinas desde que se inventó la cadena de montaje, por ejemplo, en las fábricas de coches—. Incluso existen ya ejemplos de tractores autónomos que pueden ayudar a cosechar. Todo esto es verdad, y a medio plazo veremos cómo las máquinas van tomando posiciones para facilitarnos la vida.

Pero existen un buen número de trabajos que no podrán desaparecer de buenas a primeras. La inteligencia artificial está avanzando a pasos de gigante y cada vez existen sistemas más inteligentes y capaces de realizar cosas asombrosas. Pero los sistemas inteligentes más sofisticados se dedican a una tarea. Es complicado y muy costoso conseguir robots capaces de realizar diversidad de tareas complejas. Y todavía más complicado conseguir robots con empatía o sentimientos.

Trabajos que hacemos mejor que los robots (por mucho tiempo)

Si los trabajos más simples, consistentes en una sola tarea más o menos repetitiva, serán pronto algo que desarrollarán en exclusiva los sistemas de IA, otros muchos trabajos —por fortuna— van más allá de realizar una tarea.

En particular, la IA no puede encargarse fácilmente de los trabajos que requieren habilidades básicas como la empatía y la comunicación, la creatividad, el pensamiento estratégico y crítico y la imaginación. Por tanto, poseer y desarrollar estas habilidades será una ventaja crucial ya que la IA se hará cargo de los trabajos más simples. Aquí veremos unos ejemplos de las habilidades que nos darán trabajo:

  • Pensamiento crítico: a la IA se le enseña a realizar tareas de forma rutinaria, pero no puede tomar decisiones cuando se enfrenta a eventualidades que van más allá de lo que ha aprendido. Una persona puede guiarse por su instinto e improvisar, pero eso es imposible para una máquina, hoy. El personal de emergencias, por ejemplo, ha de tomar decisiones que, a veces, dependen de su instinto más que de los datos «en crudo».
  • Pensamiento estratégico: formular estrategias es cosa de humanos. El pensamiento estratégico requiere que una persona sea capaz de tomar decisiones basadas en el análisis de la información, incluidas sus complejas relaciones entre sí.
  • Creatividad: si bien es verdad que hay ejemplos de sistemas de IA capaces de «producir» obras creativas, estas carecen de lo que podemos llamar «alma». Suelen ser imitaciones perfectas, pero nada más. Ya sea en tareas creativas como la escritura, la música, la pintura… las máquinas están muy lejos de poder crear trabajos originales, innovadores, capaces de capturar y expresar la emoción y la condición humanas. Es poco probable que se reemplacen los trabajos que requieren creatividad, como los escritores, los músicos, los profesionales de las artes visuales y escénicas, e incluso de la ingeniería y el marketing.
  • Empatía y habilidades comunicativas: también es poco probable que los trabajos que requieren de habilidades de comunicación y empatía sean automatizados. Por ejemplo, los profesionales de la salud, la educación, el trabajo social y la psicología son, actualmente, insustituibles.
  • Imaginación: es una cualidad única de los seres humanos. La IA no puede ir más allá de los parámetros de lo que ha aprendido, mientras que los humanos sí pueden usar su imaginación para idear nuevas posibilidades.
  • Conocimientos técnicos: por muy avanzados que sean los sistemas inteligentes, los robots y las máquinas aún dependen de los humanos para el diseño y su mantenimiento. Puede que llegado el momento esto ya no sea válido, pero mientras tanto estas capacidades harán a los humanos imprescindibles.
Trabajos que requieran pensamiento crítico, creatividad o empatía no serán realizados por #robots, al menos hasta dentro de mucho tiempo Clic para tuitear

 

Deja tu comentario sobre "Estos son los trabajos en los que somos mejores que los robots"

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionadas con lo que se comenta en esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.


Presto mi consentimiento para que, de acuerdo a la normativa europea de protección de datos, T-Systems ITC Iberia S.A.U trate mis datos personales con la finalidad de identificar al autor del comentario previo. Estos datos se pueden ceder a las empresas del grupo Deutsche Telekom AG. Está prevista la realización de transferencias a Francia. Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión, limitación, oposición y portabilidad de datos solicitándolo por escrito a: T-Systems ITC Iberia SAU, Calle Sancho de Ávila, 110. 08018 Barcelona, o a través de correo electrónico a FMB.TS-IB-PROTEC-DATOS-PERSONALES@t-systems.com, adjuntando en todo caso un documento acreditativo de su identidad. A su vez, puede dirigir cualquier consulta al Delegado de Protección de Datos a la dirección indicada anteriormente.