Tags:

El Internet de las Cosas, la interconexión de numerosos dispositivos incluyendo aparatos convencionales como electrodomésticos, es una de las tendencias tecnológicas que según numerosos expertos y estudios ganará relevancia a lo largo de este año 2015.

El desarrollo correcto y funcional del Internet de la Cosas (IoT por sus siglas de término Internet of Things) depende de numerosos factores, como la tecnología y los lenguajes de programación y comunicación para lograr que una gran diversidad de dispositivos puedan entenderse y “hablar entre sí”. De otro modo su implementación y popularización se verá dificultada por cuestiones de compatibilidad.

Pero además de las cuestiones técnicas también es necesario que consumidores y fabricantes estén en sintonía. Que haya coincidencia entre lo que los primeros desean y esperan del IoT y entre lo que los segundos desarrollen y ofrezcan.

En este sentido que los consumidores entiendan el concepto de IoT es esencial. Según una encuesta de Nielsen entre cuatro mil personas, recogida por VentureBeat, aunque más de la mitad de los consumidores entienden la importancia del IoT y están de acuerdo en su relevancia, casi la totalidad de ellos no sabrían decir por qué, ni qué beneficios les ofrecerán.

A partir de ahí se les ofrecían distintas posibilidades de objetos comunes y qué ventajas directa conseguirían si estuvieran conectados. Por ejemplo, poder encender o apagar las luces de forma remota o conocer desde el supermercado qué había o qué faltaba en el interior de la nevera.

En general, de las posibilidades ofrecidas en la encuesta, las más deseadas se refieren a la posibilidad de poder comprobar remotamente el estado de los electrodomésticos y de la vivienda —por ejemplo, si la cocina está apagada o si las puertas y ventanas están cerradas. Principalmente los mayores atractivos son los que suponen un ahorro —sea en preocupaciones o económico— y cualquier solución que resuelva situaciones como no poder estar en dos sitios a la vez.

Foto | Pierre Metivier
Lo que esperan y desean los consumidores del Internet de las Cosas

Deja tu comentario sobre "Lo que esperan y desean los consumidores del Internet de las Cosas"

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionadas con lo que se comenta en esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.


Presto mi consentimiento para que, de acuerdo a la normativa europea de protección de datos, T-Systems ITC Iberia S.A.U trate mis datos personales con la finalidad de identificar al autor del comentario previo. Estos datos se pueden ceder a las empresas del grupo Deutsche Telekom AG. Está prevista la realización de transferencias a Francia. Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión, limitación, oposición y portabilidad de datos solicitándolo por escrito a: T-Systems ITC Iberia SAU, Calle Sancho de Ávila, 110. 08018 Barcelona, o a través de correo electrónico a FMB.TS-IB-PROTEC-DATOS-PERSONALES@t-systems.com, adjuntando en todo caso un documento acreditativo de su identidad. A su vez, puede dirigir cualquier consulta al Delegado de Protección de Datos a la dirección indicada anteriormente.