El mundo en que vivimos camina con paso firme hacia una serie de escenarios que, con seguridad, involucrarán la automatización a múltiples niveles, por un lado, y a un proceso de “descarbonización” generalizado por otro. Ya es realidad en la Smart City, al menos en sus principios y fundamentos, y en pocas décadas serán el modelo de ciudad estándar.

Serán ciudades en las que el peatón habrá ganado terreno al coche, que será entonces eléctrico y autónomo, conectado y eficiente; serán ciudades en las que los servicios imprescindibles estarán gestionados por máquinas inteligentes y los espacios verdes ganarán en presencia.

En este escenario de Smart City, coches autónomos y eléctricos y sostenibilidad se sumarán las energías renovables. Hoy, todavía existe una gran cantidad de energía eléctrica que proviene de fuentes no renovables. Por ejemplo, de las centrales térmicas (o termoeléctricas), que queman carbón, gas natural o petróleo, entre otras cosas, y que, por lo tanto, contribuyen a mantener elevadas las emisiones de gases con efecto invernadero.

Sin embargo, las energías renovables están ganando terreno. Se estima que pronto supondrán la mitad del mercado eléctrico europeo (algunas estimaciones hablan del 50% en 2030, es decir, en 12 años apenas), mientras que, si nos vamos hasta 2050, las renovables cubrirán el 80% de la demanda en todo el continente. Hay que decir que para esas fechas se estima que la producción eléctrica estará influida por la generación a pequeña escala, como describimos en un artículo sobre Smart Grid. Esta será la tendencia dominante en el medio plazo.

Smart City y demanda energética en España

En 2016, las energías renovables suponían el 40,8% de la producción eléctrica española. Al año siguiente, esa cuota se redujo hasta el 33,3%. ¿La razón? La sequía, que eliminaba de la ecuación (en gran parte) a la aportación hidráulica y, por lo tanto, aumentaba la demanda de energía procedente de fuentes no renovables.

En 2018, las renovables parecen recuperar el terreno frente a las no renovables, en el período de enero a abril se situaban en el 47,1% de la producción. ¿Qué podemos concluir? Que las energías renovables dependen fuertemente de fenómenos externos como la meteorología (sol, lluvias, viento), y que si no hay suficientes instalaciones en el país, cuando el clima es adverso para la producción de electricidad hay que tirar de no renovables.

Es posible que el autoconsumo o, mejor dicho, las nuevas redes eléctricas hiperlocales (microrredes, o microgrid), en el barrio, puedan minimizar los efectos negativos de las fluctuaciones en la producción de energía en masa de las grandes instalaciones. Al disponer de su propia energía y almacenamiento en los hogares, los usuarios podrán consumir energía y, al a vez, entregar el sobrante a la red compartida con sus vecinos, consiguiendo la estabilidad necesaria para mantener el suministro sin necesidad de recurrir a las energías contaminantes.

De esta manera, el objetivo de cubrir el 80% de la demanda eléctrica en 2050 será posible para las energías renovables, siempre que se consoliden las tecnologías que permitan crear Smart grids y se afiance la no dependencia de los hidrocarburos para la generación de electricidad.

Deja tu comentario sobre "¿Pueden las renovables cubrir la demanda energética en la Smart City?"

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionadas con lo que se comenta en esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.


Presto mi consentimiento para que, de acuerdo a la normativa europea de protección de datos, T-Systems ITC Iberia S.A.U trate mis datos personales con la finalidad de identificar al autor del comentario previo. Estos datos se pueden ceder a las empresas del grupo Deutsche Telekom AG. Está prevista la realización de transferencias a Francia. Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión, limitación, oposición y portabilidad de datos solicitándolo por escrito a: T-Systems ITC Iberia SAU, Calle Sancho de Ávila, 110. 08018 Barcelona, o a través de correo electrónico a FMB.TS-IB-PROTEC-DATOS-PERSONALES@t-systems.com, adjuntando en todo caso un documento acreditativo de su identidad. A su vez, puede dirigir cualquier consulta al Delegado de Protección de Datos a la dirección indicada anteriormente.