Tags:

Cada vez generamos más datos, en una carrera que parece no tener freno a corto plazo. Todos nosotros generamos datos, por ejemplo, leyendo este artículo en el ordenador. Con cada aplicación online que utilizamos, generamos datos. Y esos datos varían en cantidad (o peso) desde una simple cuenta de correo electrónico hasta el Internet de las Cosas (IoT), datos en la nube, inteligencia artificial, datos financieros, imágenes en alta resolución, vídeos a demanda (desde resoluciones normales hasta películas en 4K), juegos online, datos de investigación y mucho, mucho más.

El volumen es tan ingente que somos incapaces de visualizar esa magnitud y «nos inventamos» palabras como el zettabyte (1.000 millones de TB, o 1 billón de GB). Para hacernos una idea de esta magnitud y su crecimiento, unos pocos datos:

  • En 2020 se produjo un hito histórico al cumplirse que todos los fabricantes de almacenamiento suministraron más de un zettabyte de almacenamiento HDD.
  • En 2011, los datos generados en el mundo sumaron más de 5 ZB; en 2020 se sobrepasaron los 60 ZB y se estima que en 2024 alcancemos los 149 ZB.

Todos esos datos sirven para algo si se procesan adecuadamente. Entra el Big Data.

El poder de la información que sale de los datos

Lo importante no es tener enormes cantidades da datos almacenados, sino saber qué hacer con ellos. Las aplicaciones son numerosas, desde las que son simplemente aplicaciones de marketing o comerciales, dirigidas a vender más a los clientes; las aplicaciones predictivas de todo tipo; aplicaciones en recursos humanos; o a luchar contra el cambio climático y frenar la polución.

Por ejemplo, el Big Data combinado con la IA tiene la capacidad de transformar la experiencia de cliente en todos los sentidos, gracias a las herramientas que son capaces de llevar a cabo la personalización predictiva de productos, servicios, ofertas o promociones, por ejemplo.

Una de las principales virtudes del análisis avanzado de Big Data es poder predecir, en mayor o menor medida, qué va a suceder en un cierto contexto a partir de lo que nos revela el análisis de los datos. Descubrir tendencias que permanecen ocultas a los ojos humanos.

En el caso de la COVID-19, el Big Data tiene el potencial de ayudar a detectar nuevos brotes. Recopilando datos de diversas fuentes, se pueden aplicar algoritmos para analizar los registros sanitarios y rastrear el historial de contactos de los pacientes para ayudar a identificar patrones de propagación del virus.

Estas aplicaciones podrían demarcar las zonas actuales, pero también ayudar a predecir futuros brotes con la ayuda del rastreo de movimientos y contactos. Si añadimos la técnica de inteligencia artificial llamada Procesamiento del Lenguaje Natural (PLN), es posible escanear los enlaces de las redes sociales, las noticias online y todo lo que generamos a diario en conversaciones (siempre protegiendo la identidad y privacidad de quienes escriben), lo que puede hacer saltar la alarma con cualquier novedad relacionada con la COVID-19 en el mundo.

A pesar del enorme potencial de la PNL y otras técnicas que pueden utilizarse en la detección de incidentes para poder abordar este tipo de emergencias sanitarias rápidamente, son tecnologías nuevas y necesitan refinamiento. Existen problemas relacionados con las aplicaciones, la sobrecarga de información o la ambigüedad de los datos que hay que superar.

Pero no cabe duda de que el Big Data nos va a ayudar a ver con anticipación lo que se viene, de forma que podamos estar mejor preparados ante cualquier evento.

Deja tu comentario sobre "El poder del Big Data en el mundo tras la pandemia"

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionadas con lo que se comenta en esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.


Presto mi consentimiento para que, de acuerdo a la normativa europea de protección de datos, T-Systems ITC Iberia S.A.U trate mis datos personales con la finalidad de identificar al autor del comentario previo. Estos datos se pueden ceder a las empresas del grupo Deutsche Telekom AG. No está prevista la realización de transferencias a terceros. Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión, limitación, oposición y portabilidad de datos solicitándolo por escrito a: T-Systems ITC Iberia SAU, Calle Sancho de Ávila, 110. 08018 Barcelona, o a través de correo electrónico a FMB.TS-IB-PROTEC-DATOS-PERSONALES@t-systems.com, adjuntando en todo caso un documento acreditativo de su identidad. A su vez, puede dirigir cualquier consulta al Delegado de Protección de Datos a la dirección indicada anteriormente.